Sin paredes se gana más luz

MENTANA-8

En esta obra en una antigua y abandonada casa de 1900 situada en Montreal, Canadá, los arquitectos decidieron derribar todas las paredes interiores prescindibles y jugar con el blanco y los tonos claros de madera para dotar al espacio de mucha luz y dar sensación de un espacio mucho mayor, aprovechando los ventanales de la parte superior del edificio. (Plataforma Arquitectura)

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario