La aventura de cocinar (y 2)

hdr

Seguimos con el menú propuesto en La aventura de cocinar:

RECETA: Verduras en tarta con guarnición de alcachofas

Vegetariana: Sí, si se admiten los huevos
Vegana: No
CS: Comer Sano / Comer Sabroso

Ingredientes para la tarta (salen 8 porciones):

  • 180 gr. de harina de kamut (en breve hablaremos de este cereal; es una harina más cara que la de trigo pero también se usa en menor cantidad y es más digestiva)
  • 100 ml. de agua
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • sal

Ingredientes para el relleno:

  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • nueces (un poco al gusto, en función de si queréis notarlas más o menos)
  • 2 huevos
  • 1 brick de crema de leche vegetal

Ingredientes para la guarnición:

  • alcachofas laminadas muy finas
  • aceite de oliva
  • sal

Preparación:

Empezamos preparando la tarta. Ponemos en un bol la harina y la sal. Añadimos el aceite y mezclamos bien los ingredientes. Se puede usar la cuchara con la que se ha medido el aceite, así no se pierden gotas de este oro líquido y no nos ensuciamos ya de entrada. Seguidamente se añade el agua, poco a poco, removiendo con la cuchara. Cuando ya se hayan integrado todos los ingredientes, se puede trabajar la masa con la mano dentro del bol. Ha de quedar esponjosa y ligera.

Engrasamos un molde de unos 20/24 cm. de base con un poco de aceite y disponemos la masa de manera que cubra también las paredes (si son bajas mejor). No quedará gruesa pero esa es la idea. Reservamos.

Pelamos el puerro y la cebolla, el calabacín no. El puerro se corta en rodajas finas, el calabacín y la cebolla en brunoise. Para quien no lo sepa, es un tipo de corte a dados pequeños que han de tener la misma forma y tamaño, pero no nos estresemos. Se trata de pasarlo bien, no se sufrir como en clase de geometría (todavía tengo pesadillas cuando recuerdo a la hermana Rosario aplastando sin piedad las figuras poliédricas que, a su parecer, no tenían las proporciones correctas).

Ponemos un wok al fuego y, cuando esté bien caliente, añadimos el aceite. Hacemos que se impregnen las paredes y la base y añadimos el puerro y la cebolla. Removemos sin parar y seguidamente añadimos el calabacín. Continuamos removiendo todas las verduras a fuego fuerte un poco más. Al cocinarlas ligeramente el sabor es más intenso y conservan sus vitaminas.

Ahora batimos en un bol los huevos con la crema de leche. Salamos y añadimos las verduras y las nueces troceadas. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 180º unos 25 minutos. Si le falta tiempo, añadiremos unos minutos más (hay que tener en cuenta que cada horno es un mundo).

Se puede servir templada o fría y, como guarnición, las laminas de alcachofa salteadas en el wok con aceite de oliva y un punto de sal.

RECETA: Trifle de cerezas

Vegetariana: Sí, si se admiten lácteos
Vegana: No
CS: Comer sano / Comer sabroso

Ingredientes para dos personas:

  • 4 cucharadas soperas de mascarpone
  • leche vegetal (de arroz, de avena, incluso de kamut que tiene un punto dulzón)
  • una hoja de masa de hojaldre
  • cerezas si estamos en temporada; se pueden sustituir por mermelada de cerezas de buena calidad (de la que tiene tropezones)

Preparación:

Empezamos por eliminar el hueso de las cerezas. Una vez deshuesadas, la troceamos y reservamos.

Extendemos la masa de hojaldre. Para evitar añadir harina y que no se pegue, podemos conservar el papel que la envuelve. Con un cortapastas o, a falta de uno, con cualquier utensilio redondo de medida similar a la del recipiente que usaremos para la presentación, cortamos seis obleas. Las ponemos en una bandeja sobre papel de vegetal y horneamos hasta que estén doradas.

Mientras se enfrían, mezclamos el mascarpone con la leche vegetal. ¿La cantidad? Añadid poco a poco a medida que vayáis mezclando. Ha de quedar una crema ligera, que no sea demasiado espesa.

Aprovecho que estamos preparando la mezcla de mascarpone y leche para contaros otro chiste:

Un colegio de cerezas llega a la parada de autobús. Todas las cerezitas de uniforme, cansadas de la tardanza, están revoloteando alrededor de la profe. Ésta, algo estresada, se vuelve hacia una apetitosa manzana y le pregunta:

– ¿Hace mucho que es pera? Y la manzana, algo ofendida, le responde:
– Disculpe, yo soy manzana de toda la vida.

He dicho “un chiste”, no un “buen chiste”. Ya podemos montar el postre.

En la base de cada recipiente ponemos una de las obleas de hojaldre. Probablemente se desmigajarán un poco, ya que no encajarán a la perfección, pero no importa. Se trata de que cubran el fondo. Encima la mitad de la mezcla de mascarpone y leche y, sobre ésta, la mitad de las cerezas o de la mermelada. Añadimos el resto de la mezcla de mascarpone y leche y terminaremos con las cerezas o la mermelada restante. Encima, a modo de tapa, ponemos la otra oblea.

Como veréis no se abusa del azúcar. Y si utilizáis cerezas frescas mucho mejor.

Si no tenéis cerezas pero os gusta más la fruta fresca que la mermelada, podéis utilizar higos, mango… Cualquier fruta que tenga un punto dulzón y así evitaréis la dosis extra de azúcar. Las frutas ácidas, como por ejemplo los frutos rojos, van bien para contrarrestar.

Espero que os lancéis, que os guste, que triunféis y que lo mejoréis a vuestro antojo.

¡Buen provecho! Y… CS

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario