S5M – 0032

tea-1328218-1920x1280

1.¿Dudas sobre si consumir té chino? Aquí unos cuantos datos que te pueden interesar

El té chino es una bebida ancestral que en su país de origen se considera imprescindible en cualquier casa, por sus beneficios probados a lo largo de décadas. Tiene un sabor más suave (lo que en muchos casos hace el azúcar innecesario) o un índice más reducido de cafeína, lo que lo hace ideal para tomar sin importar la hora del día. En el link encontraréis algunos consejos sobre cómo degustarlo. (Spoon University)

2.Hacerle trampas a la edad es posible, y relativamente fácil

Retrasar el envejecimiento es una de las “obsesiones” de la ciencia desde hace bastante tiempo, pero la realidad es que no existe el elixir mágico que lo consiga. Sea como fuere, cada vez más estudios demuestran que controlar nuestra alimentación es clave para una vejez en buen estado físico, y que consumir una dieta ligeramente hipocalórica puede ayudarnos a ganar unos cuantos años de ida.  (La Vanguardia)

3.Los peligros del alcohol

No es ninguna novedad que el consumo abusivo de alcohol entraña muchos peligros para nuestra salud. Tanto a corto como a largo plazo, un consumo desmedido (una bebida al día en caso de las mujeres, y dos al día en caso de los hombres) puede provocarnos serios trastornos, y pese a que dichos trastornos son hoy en día más que públicos, aún hay mucha gente que los desoye y no les otorga la importancia que tienen. (Vitonica)

4.El boniato se ha puesto de moda, y con razón

Con la proliferación de dietas específicas (como por ejemplo, la Paleo Dieta), el consumo de boniato parece haberse incrementado, y no sólo durante épocas específicas del año. El uso más habitual es como sustitutivo de la patata, pero a parte de poder ser usado de muchas otras formas, contiene una serie de nutrientes que a nuestro cuerpo le sentarán muy bien, tales como Vitamina D, B6, C, potasio o betacarotenos. (Life Hack)

5.Italia también luchará contra el desperdicio de alimentos, pero con incentivos

Francia ha sido el primer país europeo que ha aprobado una ley contra el desperdicio de alimentos, imponiendo fuertes sanciones económicas y hasta penas de cárcel a los responsables de comercios que tiren comida. Italia ha querido sumarse a ello, pero en vez de penar, incentivará a las empresas para que estas se sientan predispuestas a donar sus excedentes alimenticios. (Gastronomia Y Cia)

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario